Herramientas de traducción asistida: definición y principales utilidades

Las herramientas de traducción asistida por ordenador («herramientas CAT» por sus siglas en inglés o «herramientas TAO» en español) son de uso obligado en nuestro sector. No existe agencia de traducción que pueda obviarlas. En esta entrada queremos hablar en detalle de qué son y cómo se utilizan. De esta forma, ayudaremos a arrojar un poco de luz sobre la utilidad que tienen para nuestros clientes.

¿Qué es y cómo funciona?

Una herramienta de traducción asistida por ordenador (TAO) es un sistema que recopila segmentos traducidos —es decir, traducciones frase a frase, de punto a punto—, y los va almacenando en lo que denominamos «memoria de traducción». Gracias a esta memoria, cuando analizamos documentos posteriores, la herramienta nos dice si el texto tiene segmentos (frases) iguales o parcialmente iguales previamente almacenados mientras estamos traduciendo.

¡Ojo! Una memoria de traducción no es un diccionario: no almacena nunca palabras sueltas. Como decimos en el punto anterior, siempre serán frases completas, de punto a punto.

Es importante aclarar que una herramienta TAO no es en ningún caso una herramienta de traducción automática. Todo lo almacenado en la memoria proviene de una traducción humana validada por documentos previamente traducidos para el mismo cliente y en el mismo par lingüístico.

Explicado de una forma más sencilla: antes de empezar una traducción nueva, la herramienta analiza el texto nuevo y compara cada segmento, frase a frase, con todas las frases guardadas en la memoria para ver si coinciden, parcial o totalmente.

Este análisis tiene los siguientes dos resultados posibles:

  • Frases traducidas previamente, con una coincidencia del 100 %.
  • Frases traducidas parcialmente. En ese caso la herramienta resaltará la frase del nuevo documento e indicará en qué porcentaje se parece a la frase nueva y mostrará en qué se diferencian, para facilitar en gran medida la labor de traducción posterior.

Ventajas del uso de herramientas TAO

Siempre señalamos a nuestros clientes los siguientes tres beneficios claros por el uso de herramientas TAO:

  • Mayor velocidad: gracias al uso de esta tecnología podemos agilizar considerablemente las traducciones.
    Un traductor profesional con acceso a texto traducido previamente mejorará considerablemente sus tiempos de traducción, lo que reducirá los plazos de entrega de cara al cliente, como es de esperar.
  • Mayor coherencia: la documentación avanza en el tiempo, se suceden manuales en diferentes versiones, nuevas páginas web sobre el mismo producto, actualizaciones de documentación científica, etc. Puede ocurrir que, con el tiempo, no sean siempre los mismos traductores los que se encarguen de las traducciones de un cliente en concreto, y no todos los traductores tienen por qué tener el mismo estilo. La sinonimia o la riqueza lingüística pueden jugarnos una mala pasada. Si la agencia de traducción a cargo de una cuenta hace bien su trabajo de mantenimiento de memoria de traducción, garantizará la coherencia lingüística a pesar de los años y de los profesionales que intervengan en las distintas versiones de un documento.
  • Mejor precio: nunca empezamos por esta ventaja, aunque entendemos que desde el punto de vista del cliente es fundamental, muchas veces incluso crítica. El hecho de que se pueda analizar la documentación con la memoria hace que esta arroje un análisis detallado de cuántas palabras (distribuidas siempre en segmentos) se repiten total o parcialmente. Los segmentos parcial o totalmente repetidos no se cobrarán al mismo precio que los segmentos nuevos. Cuantas más repeticiones, menor coste.

Ventajas adicionales

El uso de memorias de traducción está ya tan extendido que son todo ventajas. La tecnología ha avanzado ya de tal manera que nos permite, como agencias de traducción profesionales en el uso de esta tecnología, crear glosarios terminológicos prácticamente automáticos o listados de palabras prohibidas.

Por otro lado, se incluyen herramientas varias de control de calidad que comprueban no solo la ortografía o la gramática, sino que nos confirman con un solo clic que los números no se hayan cambiado o que, por el contrario, no se hayan adaptado correctamente; que una frase no se haya traducido de dos maneras diferentes (y al revés, que no haya una sola traducción para frases diferentes), o que no haya errores de puntuación, entre otras muchas cosas.

Por último, aunque no por ello menos sorprendente, nos dan la gran ventaja de permitir trabajar simultáneamente a varios traductores sobre el mismo documento.

Hoy en día existen, entre otras soluciones, herramientas TAO alojadas online o en la nube, lo que permite a todas las partes implicadas acceder al mismo tiempo al mismo contenido, tanto el que ya existe previamente como el que van generando. No solo eso, sino que también pueden interactuar para llegar a decisiones conjuntas en favor de la calidad y cohesión de la traducción.

Las herramientas de control de calidad mencionadas antes desempeñan un papel especialmente importante en estos casos, ya que es más fácil que haya alguna incoherencia que pueda pasar desapercibida si ha habido varios lingüistas involucrados en la traducción.

Formato, formato, formato

Si leemos hasta aquí, podríamos pensar que todo lo que acompaña al uso de herramientas TAO son ventajas y, en realidad, así es. El único inconveniente que se nos puede presentar a la hora de traducir con la ayuda de esta tecnología es la necesidad de contar con archivos listos para ser procesados adecuadamente con la memoria de traducción.

Esto significa que los documentos que se van a traducir deben estar en un formato editable y limpio: sin retornos de carro, cortes de frase en diferentes líneas, dobles espaciados, etc. Por lo mismo, una herramienta de traducción tampoco procesará el texto que pueda aparecer en imágenes no editables, aunque sí lo hará en tablas, cuadros de texto, notas al pie o notas en una presentación PowerPoint, por ejemplo.

Las herramientas TAO dicen procesar prácticamente cualquier archivo en cualquier formato, pero la realidad es que si estos archivos no están en formato editable y adecuadamente preparados, el uso de esta tecnología se corrompe en gran medida: por un lado, la memoria de traducción no reconocerá correctamente los segmentos similares y, por otro, al pasar la documentación por el procesamiento de texto de la herramienta TAO seleccionada, el texto final podar verse alterado y la maquetación quedar totalmente inservible.

Conclusiones

Las herramientas TAO están absolutamente instauradas en el sector y no hay agencia de traducción que no las utilice. Es importante que el cliente, como usuario final de la documentación, entienda el funcionamiento de esta tecnología para, con ello, sacarle un mayor partido y entender el procesamiento que sigue su documentación.
Esta tecnología supone un ahorro de tiempo, una mejora en coherencia y un importante ahorro de dinero, siempre y cuando se tenga en cuenta la calidad de formato de los documentos a traducir.

En resumen: si quieres exprimir adecuadamente el uso de una herramienta TAO, invierte tiempo en una buena preparación de archivos.